Participación Ciudadana Pide Descartar El Uso Del Voto Electrónico Para Las Elecciones Del 2006

El movimiento cívico Participación Ciudadana solicita públicamente a la Junta Central Electoral que descarte totalmente el uso del voto electrónico para las elecciones del 16 de mayo del 2006, ya que las dificultades que implica el ejercicio del sufragio con las urnas electrónicas,  podrían causar serios conflictos entre los partidos políticos y sus candidatos con el consecuente trastornos del proceso electoral y la democracia dominicana.  

La posición de Participación Ciudadana es el resultado de la atenta observación de las elecciones primarias del Partido de la Liberación Dominicana (PLD) en el Distrito Nacional el pasado domingo 15 de enero, donde fueron utilizadas estas urnas electrónicas. Durante esta jornada,  Participación Ciudadana mantuvo observadores permanentes en el diez por ciento (10%) de los colegios electorales habilitados, lo cual permitió comprobar un conjunto de problemas relativos a este tipo de votación:

1-     Aunque la mayoría de los votantes del PLD manifestaron tener conocimientos generales sobre la urna electrónica que se utilizaría en los comicios, la casi totalidad de los votantes necesitaron algún tipo de auxilio para poder ejercer el sufragio. En el 75% de los casos este auxilio fue proporcionado por los integrantes de la mesa de votación, mientras que el restante 25% los votantes tuvieron la ayuda del delegado de un candidato, de un acompañante u otra persona identificada. En casi todos los colegios,  se habían designado personas que más que orientar, realizaban en compañía del elector el voto, en algunos casos dictándole los números y  diciéndole a que tecla debían de darle, y en otros casos algunas personas recibían las cédulas de los votantes  y  manipulaban la máquina para  realizar el voto. En sentido general, se trató de una votación asistida,  lo cual anuló su carácter individual y secreto.  

2-     La mayoría de los electores llevó anotado en un papel los números que correspondían a los candidatos de su preferencia; aunque también se notó un activo proselitismo de los diferentes delegados de los candidatos, que se encontraban a las puertas de los centros de votación, entregándoles a los electores distintas listas de votación previamente elaboradas. También se comprobó la existencia de murales con las fotos y números de los diferentes candidatos y candidatas. Pudimos observar que muchos profesionales, intelectuales y dirigentes políticos del PLD presentaron dificultades para utilizar la urna electrónica, teniendo también que ser auxiliados por el personal de las mesas. 

3-     La generalidad de las personas ejerció el sufragio en el tiempo previsto por los organizadores del proceso, un máximo de ocho (8) minutos. Sin embargo, este hecho no puede servir de referencia para unas elecciones nacionales ya que se trató de un voto asistido, en las condiciones ya señaladas, lo cual no puede aplicarse a una elección nacional en las cuales es imperativo que la votación tenga un carácter individual y secreto. De igual modo, en unas elecciones nacionales está prohibido el proselitismo desde dos (2) días antes de las elecciones y durante la jornada de votación. 

4-     Aunque la mayoría de las urnas electrónicas verificadas fueron instaladas correctamente por el personal técnico de la Junta Central Electoral, se comprobó el caso de urnas que hubo que reiniciar porque sufrieron calentamiento y de otras que se apagaron por el bajo voltaje del lugar donde fueron instaladas. 

5-     La información recibida sobre el escrutinio de los votos y la emisión de las actas indican que este proceso se realizó muy rápidamente y generó datos confiables. Sin embargo, hay que apuntar que no existían delegados de los candidatos en los distintos colegios electorales, que son los que normalmente dificultan este proceso. 

6-     De aplicarse las urnas electrónicas en las elecciones del próximo 16 de mayo, Participación Ciudadana prevé que se pueden generar graves conflictos en torno a los colegios electorales, incluyendo tardanza en el voto, actividad proselitista entre los candidatos y sus seguidores, manipulación del voto, compra de votos y otros elementos que agregan más conflictividad al ya cargado escenario electoral venidero. 

7-     Es por todo ello que Participación Ciudadana entiende que actualmente no hay condiciones ni siquiera para implementar el plan piloto que había concebido la Junta Central Electoral, pues este plan afectaría unos quinientos (500) colegios electorales en zonas neurálgicas como el Distrito Nacional y la provincia Santo Domingo. 

8-     Al plantear que se postergue para otro proceso el uso del voto electrónico,  Participación Ciudadana  le pide a la Junta Central Electoral que continúe investigando otras tecnologías para un ejercicio más seguro de este tipo de voto. Particularmente, proponemos que se valoren aquellos sistemas en los cuales la votación sigue siendo manual y el escrutinio y producción de actas es electrónico. Del mismo modo, insistimos en que la prioridad para la Junta Central Electoral debe ser la modernización del registro civil, incluyendo no sólo la incorporación de tecnologías sino una verdadera reingeniería administrativa y funcional. 

9-     En los próximos días nos proponemos realizar diversos eventos en los cuales se continúen analizando las experiencias que sobre el uso del voto electrónico se han registrado en diversos países del área, procurando generar alternativas más funcionales y menos costosa, que la presentada por la Junta Central Electoral.