Finjus y Participación Ciudadana apoyan acuerdo entre LF y MVM

La Fundación Institucionalidad y Justicia (Finjus) y Participación Ciudadana valoraron el pacto como positivo, porque consideran que con ello se vuelve al orden constitucional.

Servio Tulio  Castaños Guzmán, vicepresidente ejecutivo de la Finjus, y Javier Cabreja, director Ejecutivo de Participación Ciudadana, coincidieron en que el consenso a que llegaron Fernández y Vargas es un paso de avance para la clase política y la sociedad en general.

Castaños Guzmán se mostró de acuerdo con que se haya acordado la doble votación del Poder Ejecutivo en el CNM y reconoció que, aunque al principio se opuso, es una salida que tienen la mayoría de esos organismos alrededor del mundo. 

En tanto que Cabreja saludó la decisión del Presidente de retirar las observaciones  a la Ley Orgánica del CNM porque, a su juicio, con ello contribuye a que en la sociedad se respete lo que establece la Constitución.

Durante la firma, Fernández anunció que someterá nuevas leyes orgánicas de la Policía, las Fuerzas Armadas y de Drogas, y que con esos nuevos dispositivos “el aparato represivo quedará organizado y legalizado”.

Pacto pone fin a tranque en el Consejo de la Magistratura 

El Gobierno y el principal partido de oposición firmaron un acuerdo para solucionar el impasse jurídico que impedía la aprobación de leyes orgánicas y especiales que estaban contenidas en la reforma a la Constitución de la República.

Asimismo, los presidentes del Partido de la Liberación Dominicana (PLD), el gobernante Leonel Fernández, y del Partido Revolucionario Dominicano (PRD), Miguel Vargas, acordaron la solución al “limbo jurídico” de la conformación del Consejo Nacional de la Magistratura (CNM). En el pacto el presidente Fernández mantiene el carácter especial y decisivo  de su voto.

Pero, el mandatario cedió en cuanto a que para la aprobación de leyes especiales en el Congreso se necesita una mayoría cualificada de las dos terceras partes de los presentes. Mas, el gobernante hizo poner en el acuerdo una “glosa” (comentario) en que afirma que está cediendo con el “objetivo altruista” de lograr el consenso, pero que sigue creyendo que en el caso de las leyes orgánicas observadas por el Ejecutivo, cuando las cámaras las vayan aprobar se puede hacer por mayoría simple.

El pacto fue denominado “Acuerdo Institucional para la Aprobación y Desarrollo de las Leyes Complementarias de la Constitución”, y se rubricó en la Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra (PUCMM).

El Presidente informó que convocará al CNM, aunque no especificó la fecha. Siendo así y quedando conformado, el CNM podrá elegir a los faltantes jueces de la Suprema Corte de Justicia y los miembros del Tribunal Superior Electoral y Tribunal Constitucional. Se mantiene la edad de 75 años para ser miembros del Tribunal Constitucional, como había planteado tajantemente el PRD, con lo que también encuentra una salida a la conformación de ese organismo.

En el convenio, que tuvo como mediadores y testigos a monseñor Agripino Núñez Collado y el dirigente del PRD Milton Ray Guevara, se acordó que se establezca un protocolo o reglamentación para la aprobación de las leyes que haya observado el Poder Ejecutivo.

El acuerdo dice que en las primeras 48 horas el presidente Fernández retirará las observaciones que había hecho a la Ley Orgánica del Tribunal Constitucional y procederá a promulgarla, publicándola en un diario de circulación nacional.

El tranque había sido provocado por la aprobación de las observaciones del Ejecutivo a leyes orgánicas con mayoría simple en el Congreso, lo cual era rechazado por la oposición y juristas que señalaban que la Constitución exige que sea por las dos terceras partes de los legisladores presentes.

Tensión al momento de la firma

En la rúbrica del acuerdo hubo momentos de tensión y hasta de confusión, pues Vargas firmaba rápido, pero Fernández leía detenidamente, había puntos en los que parecía que estaba en desacuerdo o no entendía.

En tres ocasiones el proceso se detuvo, había un intenso secreteo entre el gobernante y Milton Ray Guevara, quienes llamaban al presidente del Senado, Reinaldo Pared Pérez, y al ministro de la Presidencia, César Pina Toribio, para que explicaran al jefe de Estado algunos aspectos.

También, el vicepresidente Rafael Alburquerque iba leyendo el acuerdo y después que había un consenso Fernández rubricaba. Para estampar su firma el gobernante se tomó 14 minutos. En ambiente muy tenso, con una seguridad implacable con la prensa, a las 11:30 a.m. llegaron las delegaciones del PLD y del PRD al lugar.

El presidente Fernández se comprometió a someter al Congreso un nuevo proyecto de ley sobre el CNM conla finalidad de derogar la ley anterior y cualquier disposición contraria.