PC denuncia Obstaculos de la JCE a observación electoral de Institución

SOLICITAMOS A LA JCE ELIMINAR LOS ÚLTIMOS OBSTACULOS A LA OBSERVACION ELECTORAL DE PARTICIPACIÓN CIUDADANA

Participación Ciudadana lamenta tener que referirse de manera pública a los obstáculos que ha venido enfrentado para realizar su trabajo de observación electoral, pero luego de ingentes esfuerzos durante una semana completa para vencer el último de los obstáculos presentados y faltando apenas 24 días para las elecciones, desea dejar constancia de los hechos sin perder aún las esperanzas de que la Junta Central Electoral (JCE) comprenda la difícil situación en que nos ha colocado.

Durante la última parte del año pasado surgió una confrontación innecesaria entre Participación Ciudadana y algunos miembros de la JCE sobre temas como la renuncia del Administrador del Centro de Cómputos y la solución que debía darse a esa situación. Durante el año en curso hemos realizado serios esfuerzos por evitar confrontaciones de este tipo sin dejar de decir lo que nos corresponde de la observación que hacemos de la organización de las elecciones.

Aunque hemos criticado que la JCE no haya ejercido la facultad reglamentaria que la Constitución le otorga para regular la campaña electoral, también hemos reconocido que la organización de torneo electoral marcha de manera satisfactoria.

Nunca hemos entendido por qué razón esta es la única JCE y el único presidente de la misma que se ha negado a recibirnos a pesar de las solicitudes que le hemos realizado para presentar nuestro plan de observación y recibir sus comentarios y que ellos escuchen los nuestros en un diálogo franco y abierto. En todas las elecciones pasadas la JCE, valorando nuestro trabajo, ha designado a uno de sus miembros como enlace directo con Participación Ciudadana para mejorar la fluidez del intercambio de información en beneficio del proceso electoral, lo que no ha sido posible en esta ocasión.

Por el contrario, para guardar distancia, la JCE nombró una Comisión para la Observación Electoral que se encargaría del contacto con los observadores, cuya primera decisión fue fijar un plazo no existente en la ley ni en el reglamento para entregar los nombres de todos los observadores a más tardar el 16 de abril, cuando en el pasado hemos entregado datos de los observadores hasta el mismo mes de las elecciones. Esta situación que generó mucha tensión en nuestra organización fue superada y el plazo no fue exigido.

A pesar de haber solicitado nuestra acreditación en varias oportunidades desde el mes de septiembre pasado, no fue hasta la semana pasada, específicamente el 17 de abril,  cuando finalmente nos llegó la autorización, lo que hizo que la JCE nos excluyera de todas las actividades que ha realizado hasta la fecha dentro de la organización del proceso electoral por no haber estado acreditados. Hemos tenido que observar la organización de las elecciones en condiciones muy difíciles, pero aun así no hemos dejado de reconocer los avances en los trabajos de la JCE.

Esta autorización para observar recibida la semana pasada contenía dos elementos  preocupantes.

El primero era la exclusión de los colegios electorales de la autorización expresa sobre la observación que podíamos realizar. Nos autorizaban a observar los centros de votación, la JCE, las juntas municipales y el voto en el exterior, pero de manera confusa se excluyeron los colegios electorales, que son el corazón de nuestra observación. Decidimos resolver esta confusa situación sin hacer ruido y nos reunimos con la Comisión para la Observación Electoral, que nos aclaró que esa no era la intención y se comprometió a hacernos llegar un documento que lo aclarara, que aún no hemos recibido a pesar de que fue prometido para el viernes de la semana pasada.

El segundo aspecto preocupante fue provocado por una confusa redacción en la autorización que no nos permitía entender si las acreditaciones para nuestros 3,800 observadores debían ser recogidas personalmente por ellos o por nuestro equipo técnico. La Comisión nos confirmó que cada uno de los 3,800 observadores tendría que acudir personalmente a recoger su acreditación.

Le explicamos a la Comisión, tres de cuyos miembros se formaron en materia electoral en Participación Ciudadana, que ellos conocían perfectamente que ese requisito no había sido exigido en las últimas siete elecciones. También que se había intentando hacer de esa manera en el año 1996 pero que las dificultades creadas tanto a la JCE como a Participación Ciudadana, en términos de costos y logística, fueron tales, que tal sistema se abandonó hasta ahora cuando se intenta imponer, con la agravante de darlo a conocer a menos de un mes de las elecciones.

La Comisión nos indicó que ese era un tema que debía decidir la JCE y nos pidió que lo solicitáramos por escrito, lo cual hicimos el mismo día de la reunión, miércoles 18 de abril. Solicitamos a la JCE que modificara la decisión para evitar que nuestros observadores tuvieran que dedicar otro día adicional al tiempo que ya están dedicando, lo que podría desincentivar a muchos de los observadores, pues este requisito no se les había informado al momento de reclutarlos sencillamente porque lo desconocíamos.

Fuimos muy transparentes con la JCE y le informamos que no habíamos aún terminado de captar los recursos económicos para nuestro programa de observación en estos tiempos de crisis financiera, y que aunque estamos seguro que lo haríamos, no podíamos encarecer aún más el proceso de observación.

La mayoría de nuestros observadores son personas humildes, de escasos recursos, muchos de comunidades muy alejadas, por lo que nuestra organización, aunque no les paga por su trabajo, les cubre los costos de traslado, alimentación y comunicación. Movilizar a 3,800 personas a 32 juntas municipales es un proceso complicado y costoso y eso lo conoce perfectamente la JCE.

Nuestra solicitud fue respondida por el presidente de la JCE en carta de fecha 21 de abril, pero recibida el 24 de abril, en la cual señala “nos permitimos indicarle, que para el presente proceso hemos establecido el siguiente procedimiento del personal de esa organización:

1.      Se debe suministrar a esta institución (JCE) una relación del personal segregado por municipios a nivel nacional, con sus datos personales, esto es nombre y cédula;

2.      Una vez dispongamos de esta información habilitaremos un día en que éstos deberán presentarse ante las oficinas de las Juntas Electorales cabecera de municipios, a los fines de completar un formulario de acreditación y aportar sus datos biométricos;

3.      Concluida la fase anterior, procederemos a emitir los correspondientes carnets de acreditación, y lo haremos llegar de conjunto a la sede de ese movimiento, para que procedan con su entrega a cada uno de sus miembros.

En el día de ayer hemos solicitado por escrito al pleno de la JCE revisar esta decisión atendiendo a que  no es justo ni correcto establecer nuevos requisitos o procedimientos a menos de un mes de las elecciones, pero además tomando en cuenta los siguientes aspectos:

1.      Aunque en su carta el presidente de la JCE nos informa que los documentos que identificarán a nuestros observadores serán entregados a Participación Ciudadana para que los distribuya, no se elimina el serio obstáculo que representa en términos de costos y logística la movilización de 3,800 personas un día para llenar un formulario y aportar sus datos biométricos.

2.      Nunca se nos informó que nuestros observadores tenían que llenar un formulario diseñado por la JCE. Les hacemos llenar y firmar un formulario diseñado por  nosotros, que ha sido utilizado en todas las elecciones, sin queja por la JCE. Como gesto de buena voluntad para la JCE, en el día de ayer le hemos remitido los originales de los 3,800 formularios de todos nuestros observadores, que contienen todos sus datos.

3.      Ya le hemos remitido a la JCE la relación de los observadores, segregado por municipio, con la información de sus datos personales (nombre y cédula).

4.      Solo quedaría por cumplir del nuevo procedimiento comunicado a menos de un mes de las elecciones, la aportación de los datos biométricos. Entendemos el interés de la JCE por terminar de captar estos datos de toda la ciudadanía, pero este no es el momento oportuno para intentar hacerlo con aquellos de nuestros observadores que aún no lo han aportado. Millones aún no lo han aportado y pretender hacerlo con menos de 3,800 personas creando obstáculos para la observación electoral no es lógico ni prudente ni correcto.

5.      El tema de los datos biométricos nada tiene que ver con asegurar la identidad de nuestros observadores. La JCE lo ha demostrado cuando fue capaz de identificar, partiendo de la información que le suministramos, a diez y siete personas del universo de nuestros observadores y descalificarlos por haber sido candidatos en elecciones pasadas. Hemos acatado la decisión de la JCE y sustituido a estas personas, que habían sido candidatos en el pasado, ocho de ellos por el PLD y aliados, dos de ellos por el PRD y aliados y los otros por Dominicanos por el Cambio y el  MIUCA. Queremos resaltar que algunas de estas personas nos han informado que nunca se inscribieron en ningún partido a pesar de haber aceptado ser candidatos en el pasado a regidores, suplente, vocal, sub-director, en localidades como Los Ríos, Bohechío, Imbert, Los Almácigos, Sabaneta, Jaquimeyes y otras.

6.      Para confeccionar el carnet que identifica a cada persona como observadora, le JCE toma la foto de su padrón electoral y coloca además del nombre completo, su número de cédula. Cualquier persona el día de las elecciones, incluyendo los presidentes de colegios electorales, podrá identificar con toda seguridad a nuestros observadores y les bastará verificar la foto del carnet y comparar sus datos con los de la cédula que le presente. Nunca hemos tenido un solo caso de dificultad de identificación de nuestros observadores en ocho elecciones observadas.

7.      Los partidos políticos nos han informado que para acreditar a sus delegados ante los colegios electorales la JCE no les requiere estos requisitos que ahora, por primera vez, se le requieren a Participación Ciudadana.

Tomando en cuenta que algunas organizaciones de observación internacional como el Centro Carter no estarán presentes el 20 de mayo y que de las 36 organizaciones de observación nacional que solicitaron autorización para observar solo quedan dos, y una de ellas solo observará en pocos municipios, siendo Participación Ciudadana la única de todos los observadores que cubrirá el territorio nacional y ultramar, solicitamos públicamente a todos los miembros de la JCE, y de manera particular a su presidente, Roberto Rosario, que se engrandezcan como funcionarios públicos y como seres humanos, tomando decisiones que faciliten la observación electoral de todos los que participamos en esta tarea que contribuye a la transparencia del proceso electoral.

CONSEJO NACIONAL

26 de abril de 2012

A VEINTICUATRO DÍAS DE LAS ELECCIONES