Lanzamiento de la campaña Es tiempo de actuar: La Corrupción es un problema de todos

Palabras de  MIRIAN DIAZ SANTANA
Coordinadora General de Participación Ciudadana

Buenas tardes y gracias a todas las personas, representantes de organizaciones amigas y periodistas que nos acompañan en el  lanzamiento de esta campaña.

El tema de la corrupción parece ser uno de las principales preocupaciones de la opinión pública  en este año y en los próximos, no sólo en nuestro país, sino a nivel mundial.

La corrupción no es un problema exclusivo de un país o de un gobierno en particular y no se limita al ámbito gubernamental, sino que alcanza las diferentes esferas de las naciones . El Índice de Percepción de la  Corrupción 2002 elaborado por la organización Transparencia Internacional, que incluye a 102 países, revela que, de cada diez países, siete, entre los que se encuentra la República Dominicana, son calificados como de alta incidencia de la  corrupción.

Este es un fenómeno múltiple y complejo que tiene implicaciones políticas, económicas, sociales y culturales, que se manifiestan en todas las instituciones y corrompen las bases sobre las que se construye la nación, puesto que tiene una capacidad multiplicadora extraordinaria. Las prácticas de corrupción cotidianas e impunes hacen muy difícil convencer a la juventud de cimentar sus vidas sobre los valores éticos que conforman el ideal de la patria que soñaron los creadores de nuestra nacionalidad y por los que han luchado y ofrendado sus vidas tantos buenos dominicanos. El escepticismo, la compasión y hasta la burla es la respuesta de muchas personas a las invitaciones a sumarse a acciones contra la corrupción.

La corrupción que ha sido práctica común en la mayoría de los gobiernos que ha tenido el país es, en gran medida, responsable de la pobreza, del aumento de la criminalidad, de la descomposición social y de la debilidad crónica de las instituciones.

Es por estas razones que Participación Ciudadana incluyó dentro de su Declaración de Principios la lucha contra la corrupción y el tráfico de influencias que pervierten todos los mecanismos regulatorios de las relaciones del ciudadano y la ciudadana con el Estado y la  propia sociedad.

Este compromiso nos ha llevado a realizar y apoyar en los últimos años numerosas acciones tendentes a promover las reformas institucionales que sirvan de base para enfrentar esta terrible enfermedad y a crear la conciencia ciudadana de que la corrupción es un problema de todos y que no sólo debemos criticarla, sino también denunciarla y enfrentarla en el ámbito público y en el privado.

En nuestra última Asamblea General, celebrada el 25 de enero pasado aprobamos y dimos a conocer al país el documento DIEZ PUNTOS PARA ENFRENTAR LA CORRUPCIÓN, todos los cuales estamos impulsando en nuestro plan de trabajo de este y los próximos años.

En el ámbito de las reformas de la legislación hemos apoyado los proyectos de Contrataciones de Obras y Servicios del Estado; Acceso a la Información Pública; Reforma de la Ley de Declaraciones Juradas de Bienes; Creación de la Fiscalía Anticorrupción; Modificación de la Ley de la Cámara de Cuentas y la Contraloría General de la República; Modificación de la Ley de Presupuesto; la Ley que crea el Estatuto del Ministerio Público; la Ley del Defensor del Pueblo y la Ley de Participación Social. Todas estas leyes están destinadas a crear mecanismos institucionales para el control de la corrupción y mecanismos de participación de la sociedad en el control del Estado.

Nuestra organización ha participado en la elaboración del Plan Nacional de Prevención y Lucha contra la Corrupción, derivado de la Convención Interamericana contra la Corrupción y ha impulsado el seguimiento de la misma. Formamos parte por un año y medio del Consejo Presidencial en Materia Anticorrupción, del que terminamos renunciando por considerarlo un mecanismo inoperante. Hemos coordinado acciones con el Departamento de Prevención de la Corrupción y estamos participando en la conformación de las Comisiones de Auditoria Social en diferentes municipios.

Recientemente, Participación Ciudadana ha sido elegida como representante de la región del Caribe en el Grupo Coordinador de la RED Interamericana para la Democracia, espacio desde el que seguiremos impulsando la lucha contra la corrupción.

Con el respaldo de todas estas acciones y otras que tenemos en nuestros planes de los próximos años es que Participación Ciudadana lanza al país esta campaña de lucha anticorrupción.

Estamos concientes de que la erradicación de este cáncer que corroe nuestra sociedad desde antes aún de su fundación, es una tarea de largo plazo y muy difícil, pero también estamos seguros de que esta es, quizás la principal amenaza que tiene el desarrollo social y democrático del país y que estamos comprometidos a colocar este tema en un sitial importante de nuestras preocupaciones y acciones porque si nos sumamos al silencio, la complicidad, la indiferencia o la autocompasión todo lo que predicamos y hacemos no tendrá sentido.

Al poner en circulación esta Campaña, queremos reiterar nuestra invitación a todos los sectores de la vida nacional a que aunemos esfuerzos para detener la corrupción. En especial, proponemos que en el corto plazo nos concentremos en los siguientes puntos:

1)     Solicitar al Congreso Nacional que complete la plataforma jurídica anticorrupción con la aprobación de las leyes que están pendientes de conocimiento y dar seguimiento a la puesta en ejecución, de manera transparente y apegado a la letra de la Ley,  de las que ya han sido promulgadas.

2)     Solicitar al Presidente de la Suprema Corte de Justicia y al Procurador General de la República el conocimiento por parte de los tribunales de los expedientes que han sido sometidos, sin intervención de manipulaciones políticas de los mismos, con objetividad y justicia..

3)     Que la Comisión encargada para tal fin acelere la conformación y puesta en funcionamiento de las Comisiones de Auditoria Social, creadas mediante el decreto 3920-03 y que las mismas pongan especial énfasis en la fiscalización de los recursos que  ejecutarán el Gobierno Central y los ayuntamientos desde ahora hasta pasadas las elecciones del próximo año.

4)     Hacer un llamado al empresariado nacional a asumir un compromiso junto a los sectores de la sociedad civil involucrados en la lucha anticorrupción para desterrar las prácticas que desde el ámbito empresarial han alimentado una cultura política que ha hecho mucho daño al país y han propiciado escándalos como el que recientemente involucró a una de las más grandes entidades bancarias, con las graves consecuencias económicas que ya estamos padeciendo.

5)     La importancia de este tema amerita también que desde el ámbito educativo, en escuelas y colegios se emprendan campañas de promoción de valores éticos, focalizadas en el combate de la corrupción.

6)     A las organizaciones de la sociedad civil, por nuestra propia naturaleza, nos corresponde ser vanguardia y ejemplo en la lucha anticorrupción, no sólo promoviendo valores éticos, sino también practicándolos en la administración de los recursos que la sociedad y las agencias internacionales ponen en nuestras manos.

7)     Los medios de comunicación ya están jugando un rol fundamental en esta materia y, por su gran diversidad y pluralidad estamos seguros de que lo seguirán haciendo y de que contamos con ellos para que esta campaña y todas las que vengan sean difundidas y respaldadas.

No nos referiremos en esta ocasión a las acciones que le corresponden a los políticos y funcionarios gubernamentales. Estos están concientes del papel que han jugado en materia de corrupción y de lo que hay que hacer para erradicarla.

Creemos fervientemente que a la sociedad dominicana en su conjunto le incumbe la lucha anticorrupción y que ésta no podrá controlarse hasta que los ciudadanos, las familias, las iglesias, las instituciones, el empresariado, la sociedad civil, en fin todos, digamos NO A LA CORRUPCIÓN.

ES TIEMPO DE ACTUAR, solo con el concurso de todos y todas podremos superar los males que aquejan a la democracia dominicana.

Muchas Gracias