Fortalecimiento De La Sociedad Civil En Apoyo A Las Instituciones Públicas Para Acceso A La Información Pública Y Rendición De Cuentas

Participación Ciudadana e Intermon Oxfam, con el cofinanciamiento de la Unión Europea, han suscrito un Convenio de Colaboración el cual tiene por objeto implementar el proyecto FORTALECIMIENTO DE LA SOCIEDAD CIVIL EN APOYO A LAS INSTITUCIONES PÚBLICAS PARA ACCESO A LA INFORMACIÓN PÚBLICA Y RENDICIÓN DE CUENTAS, dicho proyecto tiene como principal objetivo contribuir con la transparencia  de la gestión pública y acciones anti-corrupción administrativa, a través de la aplicación de herramientas para la rendición de cuentas y el monitoreo ciudadano.  Estas herramientas deben favorecer la acción transparente de los funcionarios/as públicos y el ejercicio de vigilancia ciudadana.

El proyecto contempla tener incidencia a un mínimo de 300 organizaciones, distribuidas en todo el territorio nacional, que incluye directamente a unos 600 líderes de estas organizaciones y de manera indirecta a más de 2 mil personas.

Otros de los objetivos perseguidos por el proyecto son: garantizar que los ciudadanos y ciudadanas asuman la vigilancia del ejercicio de la administración pública; promover que los funcionarios/as asuman el compromiso de crear una cultura de relación con la ciudadanía y sus organizaciones; y crear referentes de experiencias concretas y exitosas en la rendición de cuentas y el monitoreo ciudadano a la gestión pública, a partir de experiencias piloto.

Dentro de las actividades planificadas con el fin de lograr los objetivos propuestos en el proyecto, se encuentran: talleres con dirigentes de organizaciones, encuentros con funcionarios, capacitación sobre la rendición de cuentas y el diagnóstico sobre la  calidad y transparencia en la gestión pública.

El proyecto FORTALECIMIENTO DE LA SOCIEDAD CIVIL EN APOYO A LAS INSTITUCIONES PÚBLICAS PARA ACESO A LA INFORMACIÓN PÚBLICA Y RENDICIÓN DE CUENTAS tendrá una duración de treinta y seis (36) meses y se desarrollará a nivel nacional, tanto el las tres (3) zonas del país (Norte, Sur y Este) como en el Distrito Nacional y la Provincia de Santo Domingo.

La implementación del referido programa se enmarca dentro de los esfuerzos que realiza Participación Ciudadana para promover el buen gobierno dentro de la gestión pública y del interés de Oxfam Internacional y la Unión Europea en apoyar procesos que transparenten la gestión pública con miras hacia el desarrollo sostenible.

El problema de la corrupción publica y privada se ha convertido en uno de los principales retos que enfrenta la sociedad dominicana en su camino hacia el fortalecimiento de la democracia, ya que el  fenómeno de la corrupción no permite: avanzar en las reformas; ni lograr la aplicación de políticas económicas adecuadas; ni garantizar los servicios públicos a la población. Por tanto el caos que se genera por estas situaciones limita el crecimiento económico del país y la pobreza de una gran parte de la población es su peor consecuencia.

Una de las limitaciones principales para ejercer el derecho a fiscalizar y vigilar las acciones del Estado, es sin lugar a dudas la poca cultura de rendición de cuentas que tienen los funcionarios públicos, unida a la escasa participación ciudadana, factores estos que de revertirse podrían convertirse en elementos fundamentales de prevención de la corrupción, y lo más importante, en pilares de la transparencia y la buena gestión pública.

La Ley General de Libre Acceso a la Información Pública (LGLAIP) conjuntamente con la Convención Interamericana Contra la Corrupción (CICC) firmada en marzo del 1996 en Caracas, Venezuela y más recientemente la Convención de Naciones Unidas Contra la Corrupción y durante la XXXVI Asamblea General de la Organización de Estados Americanos (OEA), se constituyen en herramientas importantes para exigir la rendición de cuentas y la realización de manera transparente de los actos y acciones de la administración pública, y sobre todo, son un aliado importante de la visión de integración de todos los sectores en esta agenda. De manera especifica, la CICC estableció en su articulo III, numeral 11, la necesidad de garantizar mecanismos para estimular la participación de la sociedad civil y de las organizaciones no gubernamentales en los esfuerzos destinados a prevenir la corrupción.

Este convenio de colaboración entre Participación Ciudadana e Intermon Oxfam es el siguiente paso en una ya larga relación de trabajo entre estas instituciones, y viene a reafirmar el compromiso con lograr que se implementen en el sector público las prácticas del buen gobierno y la transparencia, guiados por nuestra vocación hacia la profundización de la democracia.  Agradecemos el apoyo de la Unión Europea para hacer posible este programa.

Jueves 9 de marzo de 2006


A continuación discurso del Embajador Dino Sinigallia, jefe de la Delegación de la Comisión Europea en la República Dominicana, en la presentación del proyecto de “Fortalecimiento de la Sociedad Civil en apoyo a las instituciones públicas para el acceso a la información pública y rendición de cuentas”.

El desafío principal que enfrenta la Comunidad Internacional es la lucha contra la pobreza, en todas sus dimensiones. Para la Unión Europea, esta lucha es el eje central de sus políticas externas. La acción externa de la UE, es el mundo en general y en la República  Dominicana, refleja su identidad como actor mundial de envergadura que promueve sus objetivos y sus valores – la erradicación de la pobreza, la consolidación de la democracia, el Estado de Derecho y el respeto de los derechos humanos y los principios de derecho internacional-.

La Unión Europea provee el 55% de la ayuda pública para el desarrollo en e l mundo. Es el actor comercial principal en el mundo. Tiene, en Cotonú, el acuerdo más amplio y ambicioso entre un bloque de países desarrollados y otros en vía de desarrollo que existe.

Este acuerdo de Cotonú tiene como metas explícitas: la erradicación de la pobreza, la inserción exitosa de los países socios en la economía internacional y la promoción de la democracia. Además, este acuerdo original se refiere explícitamente al papel de la sociedad civil organizada en el desarrollo de sociedades democráticas y prósperas.

Para construir  la democracia, erradicar la pobreza y  fortalecer el Estado de Derecho, hace falta un Estado moderno, transparente, eficiente y al servicio de los ciudadanos, la economía y el desarrollo.

Como ustedes ya saben, con el programa PARME, el más grande e importante de los programas vigentes de la UE en la República Dominicana, se trata de hacer esto: Reformar y modernizar el Estado.

Hoy estamos frente a una iniciativa diferente, pero totalmente coherente con estos mismos objetivos. Se trata de apoyar a Participación Ciudadana, una organización de la sociedad dominicana que ha ganado el respeto de la comunidad nacional e internacional, en un proyecto de monitoreo ciudadano de la acción y funcionamiento del Estado. Es una  idea radical, no hay duda alguna de esto. A través  de un cofinanciamiento con una ONG europea prestigiosa, Oxfam Intermon, estamos ayudando a la propia ciudadanía  dominicana a seguir y controlar el trabajo del Estado, cuya misión es, o debería ser, servirla. Estamos hablando de transparencia en acción, de participación democrática de la ciudadanía mas allá del acto de votar en elecciones. En una sociedad democrática los ciudadanos tienen que tener la información y la capacidad para exigir una rendición de cuentas de las entidades que gobiernan en su nombre.

Este proyecto tiene que ver con la construcción de esta capacidad y esta cultura. Es, en otras palabras, completamente coherente con nuestros valores europeos y con lo que queremos promover en Europea y en los países donde trabajos como socios y amigos como es el caso aquí.

La sociedad dominicana está mostrando un interés agudo y sano en los temas relacionados a la gestión de los recursos del Estado- y la UE esta dando su apoyo comprometido a este proceso, esta vez a través de la sociedad civil dominicana-.

¿Por qué hace la UE todo esto? Es la pregunta que la gente me hace a menudo. La respuesta es, en realidad, bastante sencilla.

Queremos prosperidad y paz en Europa. Sabemos que no las tendremos a largo plazo sin prosperidad y paz en el mundo. Los imperativos de nuestros intereses propios y nuestro compromiso con la solidaridad humana se juntan y se expresan, en nuestros mejores momentos, a través de nuestras acciones externas, incluyendo la cooperación generosa que contribuimos al desarrollo de la República Dominicana y casi todos los otros países en vía de desarrollo.

Todo lo hace la UE en el ámbito externo, fuera de sus fronteras, tiene que ser coherente con lo que proponemos internamente a través del modelo europeo. Es decir, tenemos que cumplir con nuestra agenda interna y externa de búsqueda de prosperidad, solidaridad y seguridad en el contexto de un desarrollo social y ecológicamente sostenible.

Esto significa, precisamente, fortalecer las instituciones y la cultura del buen manejo  de la “cosa pública” o la república. “Estamos en esto” (para decirlo en buen dominicano).

Que este proyecto contribuya, como todo lo que hacemos aquí en una relación solidaria y cercana con el pueblo y gobierno dominicano, al desarrollo de la ciudadanía y la reforma del Estado y, así al desarrollo sostenible del país.

Muchas Gracias.-