En décimo primer aniversario de Participación Ciudadana Se expone sobre Democracia y Ciudadanía

Participación Ciudadana celebró este miércoles 27 de octubre, el décimo primer aniversario de su fundación ocasión que fue aprovechada para hacer un recuento sobre las diferentes actividades que realiza la organización en bienestar de la ciudadanía y el fortalecimiento de la democracia.

Para conmemorar tan importante fecha los miembros y directivos del movimiento cívico hicieron un encuentro, en el cual el señor Rafael Toribio, miembro del Consejo Nacional de PC, expuso  acerca de la Democracia y Ciudadanía.

El evento que, inició  a partir de las 5:00 PM, fue un espacio para la reflexión y el compartir de cada una de las personas que forman parte de la institución de concentración y vinculación en el ámbito social.

Alfonso Abreu Collado, Coordinador General de PC, tuvo las palabras de apertura de la actividad, el director ejecutivo, Javier Cabreja, pronunció las palabras de clausura y Apolinar Ramos deleito al pública con varias canciones.

A continuación la presentación del Sr. Rafael Toribio:

DEMOCRACIA Y CIUDADANIA

Introducción

  • Agradecimiento por la invitación de participar como expositor y felicitación por una tertulia en la celebración del aniversario
  • Asumiré el Informe del PNUD sobre la Democracia en América Latina como marco de referencia de la exposición

Algo sobre el Informe

  • Llega en momento oportuno: mucha democracia y mucha crítica a instituciones fundamentales. Más que un rechazo, lo que se ha producido esuna advertencia Hay descontento en la democracia, no con la democracia.
  • Nos advierte que la democracia no está exenta de amenazas y que  son más sutiles que en épocas pasadas, pero no menos peligrosas (el golpe de Estado por el descontento y la gobernabilidad) (1)
  • Invita a un debate sobre temas fundamentales para preservarla que tiene que ver con la sustitución de su sujeto, ampliación de su contenido y una mayor eficiencia y eficacia

Establecida, pero muy cuestionada ¿Porqué?

  • Democracia tiene tres dimensiones (electoral, civil y social) Hemos tenido más preocupación y mayores logros respecto a la dimensión electoral. Necesaria, pero no suficiente
  • Lo que se ha establecido en la mayoría de nuestros países es la democracia electoral (para elegir legítimamente las autoridades), con un fuerte déficit en lo civil y uno enorme en lo social
  • Por eso el cuestionamiento a las instituciones fundamentales de la democracia: Partidos, Congreso, Justicia, Gobiernos. Lo confirma los datos de la encuesta del CIES
  • Porque los gobiernos pasan y los problemas permanecen, algunos agravados

ü       Democracia convive con alto índice de pobreza y desigualdad (algo típico de América Latina y nuestros países)

ü       Hemos logrado crecimiento económico sin desarrollo

ü       Tenemos Ejecutivos fuertes pero Estados débiles: poderes fácticos, internos y externos reducen autonomía del Estado (2,3 y 4)

ü       Globalización es más amenaza que oportunidades: nueva división internacional del trabajo sobre la base de conocimientos y tecnología

ü       Se ha impuesto la “soberanía compartida” que, en el caso nuestro es “limitada” (TLC es un ejemplo)

  • La política se ha vaciado de su significado esencial y justificatorio: el desarrollo del país y el bienestar de las personas
  • El poder político ha pasado de ser medio a fin: para realizar un proyecto de Nación a ejercerlo para beneficio de los militantes y relacionados del partido vencedor (5 y 6)

Algunas lecciones aprendidas o que deben ser aprendidas

  • Reformas no han dado resultados esperados: mercado no produce por sí solo equidad y solidaridad. Se requiere  decisiones de Estado en forma de políticas públicas. Además, un Estado reducido y débil no puede compensar. (7)
  • Democracia es, al mismo tiempo, forma de organizar el Estado, la sociedad, dirimir conflictos y se espera que resuelva problemas sociales y económicos
  • Problemas sociales y económicos son, fundamentalmente, desafíos a la democracia
  • Demasiado énfasis en lo electoral postergando la profundización de las otras dimensiones

Propuestas. ¿Qué hacer para preservar la democracia y profundizarla?

  • Asumir la democracia en sus tres dimensiones y poner el mismo énfasis puesto en lo electoral en lo civil y en lo social
  • Pasar de la democracia electoral a la de ciudadanía: sustituir el sujeto y ampliar su contenido
  • Una economía para la democracia (8)
  • Un Estado para la democracia: fuerte aunque pequeño
  • Retomar la política: ciudadanizarla y llenarla de contenido
  • Fortalecimiento de los partidos y la sociedad civil como actor complementario

Exhortación

  • Preservar conquistas en lo electoral, ampliarlas y  profundizarlas
  • Promover y colaborar por una democracia de ciudadanía
  • Conformar alianzas: solos llegamos más rápidos, juntos llegamos más lejos

Notas a Democracia y Ciudadanía del libro Después de la Pasión Política, de Joseph Romaneda

(1) La democracia triunfa como modelo universal y, sin embargo, está profundamente amenazada por defunción de su alma: la política.  En la sociedad de la indiferencia política, los parlamentos adquieren un papel estrictamente simbólico y las decisiones que conciernen a todos emanan de los despachos de los especialistas (tecnólogos, economistas y financieros) encargados de la gestión del poder económico, a los que apenas llega el control democrático.

(2) De la representación política hemos pasado a la representación por grupos de intereses.  En el espacio público sólo tienen voz aquellos que tienen capacidad para organizarse en forma de lobby.

(3) En las democracias realmente existentes, el principio de soberanía popular está corregido por la capacidad de quienes ejercen el poder económico, que siendo muchos menos pueden más.

(4) El Estado al renunciar a la autonomía respecto del poder económico, al demostrarse incapaz tanto de asegurar el bienestar de los ciudadanos como de poner límites a la voracidad capitalista, ha perdido legitimidad.  De ahí el descrédito de la política, visiblemente sometida a la razón económica.

(5) Despojadas de los velos de las ideologías las instituciones ofrecen el espectáculo pornográfico del poder por el poder –la política como medio sin fin, porque el fin se agota en ella misma: el poder.

(6) Cuando el poder es un fin en sí mismo la política solo puede interesar a quien la utiliza como forma de promoción social: tiende a ser un trabajo como cualquier otro.  La corrupción se da por añadidura.

(7) El liberalismo nos enseñó a interpretar los vicios privados como virtudes públicas y nos prometió que la “mano invisible” velaría por nosotros para garantizar que la suma de intereses particulares diera el interés general.

(8) EL bien común no es la mejora de la renta nacional sino la distribución óptima de esta mejora que suponga mayor bienestar para el mayor número de ciudadanos.  La economía no puede ser el único factor de cálculo del bienestar. El fin de la sociedad es el bienestar de los hombres y no el cumplimiento inexorable de las leyes de la economía.

Rafael Toribio