CTI Dará Seguimiento Permanente A Casos De Fraudes Bancarios. Aprobó Plan De Seguimiento A Dos Años Y Creó Unidad Especializada Encargada De Ejecutar Dicho Plan.

La Coalición por la Transparencia y la Institucionalidad, integrada por más de 52 organizaciones de la sociedad civil, tomando en cuenta la tradición de impunidad que han rodeado los casos de corrupción pública y privada en la República Dominicana y la importancia que por el daño causado tienen para el país los casos de fraudes bancarios relacionados con el Baninter, Bancrédito y Mercantil, ha decidido crear un programa de seguimiento permanente y continuo  sobre tales casos.

En reunión celebrada en fecha 17 de agosto de 2005, la CTI aprobó  un plan de dos años, que será ejecutado por una Unidad que será integrada por personal dedicado a tiempo exclusivo, con el apoyo de comisiones integradas por voluntarios que darán soporte en las áreas jurídica, de comunicaciones y económica-social. Para tales fines, durante el mes de septiembre se estará convocando a un concurso público para elegir a la persona que dirigirá el programa antes indicado.

El plan aprobado incluye el seguimiento de cada uno de los procesos judiciales relacionados con los casos ya señalados, el estudio, análisis y discusión pública de los dictámenes de los miembros del ministerio público y de las sentencias dictadas en cualquier etapa del proceso, la redacción de documentos para fines de divulgación pública sobre las consecuencias económicas y sociales que tales casos han generado para el país, el uso de la ley de acceso a la información pública para obtener y divulgar información de estos casos que no ha sido dadas a conocer, identificar y proponer medidas que contribuyan a sancionar a los responsables de estos fraudes, denunciar cualquier situación que pueda poner en peligro la posibilidad de que los responsables de estos fraudes sean debida y ejemplarmente sancionados, entre otras actividades. Las labores de divulgación serán realizadas tanto en el Distrito Nacional como en varias provincias del país.

La CTI entiende que estos casos de fraude bancario, por su importancia y sus efectos negativos a corto, mediano y largo plazo, deben servir como el catalizador que requiere la sociedad dominicana para poner fin a un estado de impunidad que sólo ha contribuido a aumentar los niveles de corrupción, aumentado cada año la deuda social que tanto el sector público como el privado poseen con los más necesitados. Tres casos que en total envuelve una pérdida para el Estado dominicano de más de cien mil millones de pesos, son lo suficientemente relevantes como para cambiar el rumbo de corrupción e impunidad que ha imperado en el país, impidiendo la existencia de una democracia con equidad social y económica para la República Dominicana.

Todas las personas involucradas en este proceso, desde jueces a fiscales, abogados e  imputados, incluyendo la parte civil, serán objeto de un cercano seguimiento, a través de todo un proceso que además pretende reunir toda la información pertinente de estos casos para ser consultada por los interesados, con la finalidad de que jamás caigan en el olvido.