Ante la Cumbre del Liderazgo Político Nacional

El lunes 8 de septiembre ha sido convocada una cumbre de líderes políticos, quienes, junto al Presidente Hipólito Mejía, firmarán un documento contentivo de acciones y compromisos a ser ejecutados, con el objetivo de llevar tranquilidad al país y contribuir con el restablecimiento de la confianza necesaria para la solución de los problemas nacionales.

Participación Ciudadana saluda este esfuerzo de Monseñor Agripino Núñez Collado por reunir a los líderes de los partidos políticos y al Presidente y expresa por este medio su esperanza de que, en esta ocasión, los compromisos asumidos en el documento a ser firmado sean cumplidos por todos los actores involucrados.

En el cumplimiento de la misión de nuestra institución y de los compromisos que hemos asumido frente al pueblo dominicano, siempre estaremos dispuestos a participar en el diálogo y la concertación para solucionar los problemas nacionales y contribuir al logro de un clima de gobernabilidad. Sin embargo, después de muchas experiencias frustratorias, pensamos que es hora de que los espacios de diálogo sean renovados y reasumidos, con un compromiso de honor de que los procesos serán transparentes y los acuerdos resultantes serán respetados. De no hacer esto, estaríamos contribuyendo con el descrédito, no sólo  de este  mecanismo tan importante para la democracia, sino también  del liderazgo político y de la sociedad civil.

En estos momentos, el país atraviesa por una situación económica muy difícil y un clima político de mucha intranquilidad. Para la superación de las dificultades económicas y la celebración el próximo año de unas elecciones libres y bien organizadas, que afiancen el desarrollo democrático del país, se requiere de mucha madurez de nuestros líderes políticos y de un alto sentimiento patriótico.

Al liderazgo político, al Gobierno y a las organizaciones de la sociedad civil, les solicitamos poner en la mesa del diálogo los siguientes puntos:

1.La realización de una campaña electoral corta, austera y respetuosa, con apego a la Ley Electoral, a los principios democráticos e institucionales y a las leyes que protegen el medio ambiente.

2.El compromiso del Gobierno, de los legisladores y funcionarios municipales de todos los partidos, de no utilizar los recursos del Estado en la campaña electoral.

3.El compromiso de los partidos políticos de colaborar con la Junta Central Electoral y cumplir  su rol de vigilantes de los órganos electorales nacionales y municipales, dentro del marco de la Ley Electoral, los reglamentos y el necesario clima de concordia y transparencia.

4.Las medidas de compensación social que deben ejecutarse para reducir el impacto de la crisis económica sobre los grupos y sectores más desfavorecidos económica y socialmente, incluyendo el establecimiento de metas claras de reducción de la pobreza.

5.La ratificación de los acuerdos con el FMI, que abarcan un período de dos años, con un serio compromiso de cumplir su cronograma, tanto en el actual Gobierno como en el que surja del proceso electoral, especialmente en lo referente al manejo austero y equilibrado de los recursos públicos y las reformas contempladas en el mismo.

6.El compromiso  firme de los líderes nacionales de asumir decididamente el combate a la corrupción en todas sus manifestaciones, pública y privada, así como también el de rescatar la imagen de los servidores y servidoras públicos en sus más altas responsabilidades. Este compromiso debe incluir la aprobación de las leyes pendientes en el Congreso Nacional, así como el cumplimiento de la normativa vigente y la puesta en ejecución de mecanismos de control y supervisión.