Por el respeto al Pacto para la Reforma Constitucional

El pacto por una reforma constitucional firmado por los tres partidos con mayoría congresual y ante el presidente de la República Dominicana como testigo debe ser honrado por los actores políticos relevantes del país, ya que su cumplimiento favorecerá los procesos de concertación y diálogo tan necesarios para fortalecer el sistema político partidario dominicano.

 

Si bien es cierto que el Congreso Nacional es uno de los principales actores del proceso, ya que sus miembros son quienes producirán esta modificación constitucional, y que como tales debieron estar presentes en el pacto y rubricar el compromiso, no debe olvidarse que los antecedentes de irrespeto a pactos y acuerdos han traído graves consecuencias para el sistema político y el desarrollo social y económico de los dominicanos, y atenta contra la credibilidad de los partidos políticos.

 

En ese sentido, los legisladores darían un ejemplo de civismo y enviarían un mensaje inequívoco de fortaleza del sistema de partidos si aprueban el pacto según como ha sido rubricado por el liderazgo político nacional.

 

Si como se ha argumentado, se demuestra que no hay tiempo para organizar la elección de los diputados del PARLACEN y los miembros de una Constituyente en los comicios congresionales y municipales del próximo año, ello no justifica el desconocimiento del pacto, ya que los asuntos administrativos pueden ser resueltos  si existe la voluntad expresa de todas las partes.

 

En este punto cabe felicitar al presidente de la República, Hipólito Mejía, por la actitud asumida ante el Congreso Nacional y la población en general, en procura de que se cumpla lo pactado.

 

Se trata, por demás, de un consenso entre los partidos políticos, si no de una gran parte de las instituciones sociales y la opinión pública dominicanas.