En contra de la reunificación de las Elecciones

Al igual que en otras coyunturas políticas, diferentes sectores han propuesto una modificación del calendario electoral para acercar la fecha  en que se realizan las elecciones presidenciales y las  congresuales y municipales. Se alega que con esta medida se conseguiría una reducción en el costo de las campañas políticas, se disminuiría su intensidad y se propiciaría un clima de paz y tranquilidad ciudadana.

El movimiento cívico Participación Ciudadana reitera la posición que ha sostenido en las diferentes ocasiones en que se ha planteado esta idea: nos oponemos a una modificación del calendario electoral que reunifique o acerque las elecciones presidenciales con las congresuales y municipales, por entender que esto implicaría un retroceso en el desarrollo del sistema político y la gobernabilidad democrática y no produciría los efectos  que esperan sus proponentes.

La separación de las elecciones presidenciales de las congresuales y municipales, ha tenido un impacto positivo para el sistema político en diversos aspectos:

§             Eliminó el arrastre presidencial que existió hasta el año 1994 y que inducía a que los electores votaran por los candidatos al Congreso y al Ayuntamiento del partido al que pertenecía su opción presidencial, sin conocer ni evaluar a las personas que se postulaban para ser senador, diputado, síndico o regidor;

§             Ha inducido a que cuando el Poder Ejecutivo no controla el Congreso Nacional promueva el consenso con las diferentes fuerzas políticas representadas en el hemiciclo, estimulando acuerdos interpartidarios para las principales reformas y leyes aprobadas en los últimos tiempos;

§             Ha promovido el fortalecimiento institucional del Congreso Nacional y de los Ayuntamientos, que por primera vez en la historia republicana, comienzan a emerger como poderes del Estado con capacidad y desarrollo propios;

§             Sirve como referencia para la evaluación a medio término de la gestión presidencial, lo cual estimula al Poder Ejecutivo a trabajar en la construcción de logros positivos a corto plazo, que pueda presentar al electorado como aval de sus ejecutorias.

La permanente campaña política y su alto costo, no se evitan volviendo a reunir las elecciones presidenciales con las congresuales y municipales. Este fenómeno negativo está más bien relacionado con la ausencia de una regulación estricta al respecto en la normativa vigente y la falta de autoridad que ha caracterizado en diferentes momentos a la Junta Central Electoral, que se ha manifestado incapaz de someter a los partidos políticos a las escasas regulaciones previstas en la ley electoral y los reglamentos. Mientras la ley electoral establece un período de noventa (90) días de campaña electoral, los partidos políticos comienzan tempranamente a promover sus candidatos y candidatas, violentado flagrantemente esta disposición legal.

Para lograr un nuevo tipo de campañas electorales, propositivas, armoniosas y de menor costo, es necesario impulsar otro tipo de propuestas:

§             Una regulación más estricta de las campañas, promoviendo el establecimiento de franjas televisivas en horas determinadas, en las cuales se coloquen los anuncios políticos y se promueva la educación ciudadana.

§              Eliminación de los métodos de promoción que atentan contra la paz, el sosiego y el medio ambiente; tales como los altoparlantes, disco – lights, el embadurnamiento de los espacios públicos y privados, entre otras prácticas no menos nocivas.

§             Establecer regulaciones al costo de las campañas y al financiamiento político, promoviendo una mayor equidad en la competencia partidaria. Muchas de estas propuestas están contenidas en el proyecto de ley de partidos y agrupaciones políticas, que ha sido sometido en varias ocasiones al Congreso Nacional, y que ha perimido repetidamente.

§             Crear mecanismos efectivos que hagan cumplir estas disposiciones, otorgando el suficiente poder a las autoridades designadas para intervenir rápidamente en caso de que se violenten las normas y procedimientos establecidos.

En cuanto a la propuesta de que se extienda el mandato presidencial por seis (6) años para reunificar las elecciones, como las ocasiones en que se ha planteado esta misma extensión para el mandato de los legisladores, Participación Ciudadana advierte que es inconstitucional la extensión de cualquier mandato electivo y que una acción de esta naturaleza es totalmente inaceptable. En ese sentido, es totalmente desafortunada la propuesta del ex – senador José Tomás Pérez y saludamos que el propio Presidente de la República la haya rechazado públicamente.

Santo Domingo, D.N.