Declaración de prensa

El Movimiento Cívico Participación Ciudadana expresa su preocupación por la situación de constante conflicto a la que ha estado sometida en los últimos meses la Junta Central Electoral, a causa de las actuaciones y declaraciones de su Presidente, el Dr. Manuel Ramón Morel Cerda.

Desde la aprobación de las modificaciones a la Ley Electoral que dieron origen a las cámaras Contenciosa y Administrativa, el Dr. Morel Cerda expresó públicamente que no aceptaría la reducción de sus funciones y ha mantenido una posición de rebeldía, aún después  de que la Suprema Corte de Justicia ratificó la constitucionalidad de la Ley.

A menos de un año de las elecciones, el organismo encargado de organizarlas y regirlas se debate en un constante conflicto interno, protagonizado por su Presidente que no acepta los reglamentos aprobados, suspende unilateralmente al Secretario General y mantiene a su propia hija actuando como una autoridad, en contraposición con los funcionarios competentes.

La Junta Central Electoral, como pilar fundamental del sistema democrático, requiere de la confianza y el respeto de la ciudadanía y de los actores políticos. Estas condiciones están seriamente amenazadas por los conflictos internos que socavan la credibilidad y la solemnidad indispensables en una materia tan delicada como la electoral.

Participación Ciudadana hace un llamado al Dr. Morel Cerda para que, haciendo honor a sus anteriores contribuciones a la democracia, acepte de una vez por todas las funciones que le asigna la Ley, o de lo contrario,  renuncie al puesto para permitir que el organismo electoral concentre todas sus energías en el trabajo que tiene que hacer, sin las constantes distracciones a que lo somete su propio Presidente, junto a sus familiares.

La JCE debe ser un ejemplo de institucionalidad y transparencia, por lo que sería saludable que ella misma adoptara la prohibición del nombramiento de familiares cercanos de los jueces en puestos importantes dentro del organismo. Solicitamos al pleno dar un ejemplo al país, disponiendo la separación de sus puestos de los familiares, no sólo de su Presidente, sino de todos los magistrados. En instituciones tan importantes como esta es aún más necesario que los funcionarios sean escogidos por concurso público, con apego a las normas que rigen la buena administración pública.

Por otro lado Participación Ciudadana considera que el Presidente de la República, Hipólito Mejía no debe intervenir en los asuntos de la Junta Central Electoral, en aras de mantener la total independencia de la misma  y  porque existe un conflicto de intereses, debido a que el presidente es un aspirante a la candidatura presidencial y su intervención más que  solucionar el problema  podría crear mayores conflictos en ese organismo.

En estos momentos el país atraviesa por una crisis económica, institucional y ética. Necesitamos sosiego, confianza en nuestras instituciones y un poco de patriotismo. El Dr. Morel Cerda daría un ejemplo que engrandecería su imagen pública si acepta la realidad y, en un gesto de desprendimiento y humildad, permite que la JCE haga su trabajo en paz.