Decálogo del Servidor Público

Campaña por una Gestión Pública Transparente

La sociedad dominicana necesita recuperar la confianza en sus servidores públicos, por lo que desde Participación Ciudadana consideramos oportuno presentar la propuesta de decálogo del Servidor Público que pretende servir de referencia como parte de los compromisos éticos que deben asumir ante la sociedad dominicana, siendo vital la incorporación y asunción de ley 120-01 que instituye el código de ética de los servidores públicos.

1. Asumir como su  único compromiso la defensa de los intereses  de la ciudadanía, con vocación y entrega al trabajo procurando hacer  honor al compromiso de fidelidad hacia el Estado; por encima de los intereses particulares ya sean estos corporativos, partidarios, familiares  o de cualquier otra índole.

2. Procurar en su condición de servidor público  un comportamiento ajustado a las normas establecidas, dando estricto cumplimiento a sus funciones y a las responsabilidades que se desprendan del puesto que ocupe en la administración del Estado; en el entendido que todo servidor público tiene una responsabilidad que cumplir y por ende todos son igualmente importantes.

3.Cumplir con la Ley 120-01 que instituye el Código de Ética del Servidor Público y que establece la honestidad, la honradez, la justicia, la equidad, el decoro, la cortesía, la probidad, la vocación de servicio, la lealtad, seriedad, discreción, y la transparencia como los principios éticos del Servidor Público.

4. Garantizar las políticas de información a los ciudadanos y ciudadanas y sus organizaciones y un trato adecuado y digno para quienes demanden las informaciones públicas, dando cumplimiento a la Ley 200-04 de Libre Acceso a la Información Pública.

5. Ofrecer un trato digno y adecuado a todos aquellos que demanden atención y servicios de cualquier índole, siendo particularmente respetuoso de cada uno de los ciudadanos y ciudadanas ofertándole lo solicitado con calidad, prontitud y sin discriminación; prestando especial atención a las personas en situación de vulnerabilidad.

6.Adoptar una política de transparencia y rendición de cuentas  que permita que se conozcan los planes, programas y presupuestos ejecutados, incluyendo la relación de los recursos que están asignados para uso personal; permitiendo de esta manera el control ciudadano de las acciones públicas.

7. Desarrollar las aptitudes y ética necesaria para desde su cargo garantizar un uso adecuado y racional de los recursos bajo su responsabilidad, sean estos económicos, materiales o humanos.

8.Asegurar un clima de trabajo armónico , fortaleciendo la mística del trabajo colectivo y promoviendo como misión institucional el servicio a la nación.

9.Dar continuidad a las políticas, programas y proyectos que provengan de otras gestiones de gobierno y que estén dirigidas a beneficiar a la ciudadanía.

10.Cumplir solo con aquellos mandatos y directrices que garanticen los intereses del Estado dominicano y que contribuyan con la búsqueda de estrategias e ideas innovadoras que ayuden a solucionar los problemas que enfrenta el área desde el cual realiza su función en la Administración Pública.