Capítulo Nacional en la República Dominicana de Transparencia Internacional presenta el Barómetro Global de la Corrupción 2007

El próximo domingo, 9 de diciembre, se celebra el Día Mundial Contra la Corrupción.  Con ese motivo, la organización Transparencia Internacional, que lidera los esfuerzos a nivel mundial contra las prácticas corruptas, pone en circulación el Barómetro Global de la Corrupción

Al mismo tiempo, los capítulos de nuestra región se encuentran reunidos en Guatemala analizando los avances de cumplimiento de la Declaración firmada el año pasado por los Presidentes de Centroamérica y la República Dominicana por una Región Libre de Corrupción

El Barómetro Global de la Corrupción se pone en circulación en el día de hoy en la ciudad de Berlín, Alemania. Para la preparación del mismo, se hizo a nivel mundial una encuesta que cubrió a 63,199 personas en 60 países. El Barómetro ofrece un espectro amplio de información sobre experiencias en común de corrupción, incluyendo cuáles instituciones piden sobornos con más frecuencia, dónde los ciudadanos ven un mayor grado de corrupción y cómo perciben tanto el desarrollo de la corrupción en el futuro como los esfuerzos de su gobierno para erradicarla.

El  Barómetro Global de la Corrupción 2007 de TI encontró que son los pobres quienes con más frecuencia son confrontados con la exigencia de sobornos, de igual forma en países ricos como en los pobres.  La extorsión golpea los hogares de bajos ingresos con un impuesto regresivo que mina los recursos escasos del hogar. “El Barómetro Internacional de la Corrupción deja en claro este año que muy a menudo la gente tiene que destinar el dinero difícilmente ganado para pagar los servicios públicos que deberían de ser gratuitos”, declaró la presidenta de Transparency International Huguette Labelle.

El Barómetro muestra que la policía y el  poder judicial en muchos países del mundo, al pedir sobornos a los ciudadanos, son parte de un ciclo de corrupción. “Estos resultados inquietantes significan que la corrupción interfiere con el derecho básico de igualdad ante la ley”.

Los resultados del Barómetro Global de la Corrupción muestran una correlación bastante fuerte (0.66) entre la experiencia de los ciudadanos ordinarios de nuestros países, obligados con frecuencia a pagar sobornos para hacer valer sus derechos, y el Índice de Percepción de la Corrupción, que recoge la opinión de los expertos.

Aclaramos que la diferencia entre ambos es que el Índice de Percepción de la Corrupción muestra cómo nos ven desde fuera, en tanto que el Barómetro recoge la opinión de nuestros propios ciudadanos. Para la elaboración del Índice se recaba la percepción experta de hombres y mujeres de negocios, inversionistas, analistas del país y expertos de instituciones internacionales.

Se recuerda que el IPC fue publicado el pasado 26 de septiembre, y sobre el  mismo ya Participación Ciudadana informó ampliamente en su momento. La puntuación alcanzada por la República Dominicana este año fue un tres, en una escala que va del 0 al 10, lo que nos coloca, de acuerdo con Transparencia Internacional, en una escala muy baja, un lugar en que aparecen los países en que se percibe la existencia de una corrupción rampante.

La encuesta mundial para la preparación del Barómetro Global de la Corrupción ha sido diseñada por la reconocida firma Gallup International, aunque la aplicación de los cuestionarios en la República Dominicana estuvo este año a cargo de la empresa Sigma Dos. La encuesta cubrió una muestra aleatoria de 471 ciudadanos, todos de las zonas urbanas.

En América Latina el estudio también cubrió a Argentina, Bolivia, Colombia, Ecuador, Guatemala, Panamá, Perú y Venezuela, además de nuestro país,

El 28% de los entrevistados que se vieron precisados a usar servicios públicos en la República Dominicana manifestaron haber tenido que pagar sobornos. En este aspecto, esta es la peor puntuación de América Latina, en que el promedio fue de 13%, aunque advertimos que en este tema sólo se procesó información de 6 países de la región.

El promedio mundial también arrojó un 13%, pero con grandes diferencias por zonas del mundo, ya que los niveles más altos se registraron en África, con 42%, y en la zona de Asia-Pacífico, con 22%. También se registran niveles muy elevados en ciertos países de la Europa Oriental. Pero en sentido contrario, en algunos países, como Canadá, Suecia, Suiza, Islandia, Francia, Japón y Corea, apenas un uno por ciento de sus ciudadanos manifiesta haber sido sometido a extorsiones de este tipo.

A nivel mundial, la institución más corrupta, según los ciudadanos, son los partidos políticos que, en una escala que va subiendo del 1 al 5 conforme se percibe más corrupción, fueron evaluados con una puntuación de 4. En América Latina este triste privilegio es compartido también por los cuerpos legislativos.

Sin embargo, en la República Dominicana la gente entiende que la institución más corrupta es la policía, seguida de cerca por los partidos políticos. También salen muy mal parados en nuestro país las Fuerzas Armadas, el Congreso, el sistema judicial, la burocracia de permisos y registros y la administración fiscal. Sólo aparecen con puntuaciones inferiores a 3 las instituciones religiosas, el sistema educativo y los servicios de salud.

Por otra parte, al ser cuestionados los ciudadanos sobre si cree que la corrupción va a disminuir o a aumentar, en nuestro país el  59% piensa que la corrupción va a aumentar. En este aspecto, la opinión pública mundial muestra un gran pesimismo, pues en el mundo entero un 54% de la población piensa igual. El promedio de América Latina arroja un 52%. Resulta curioso que en este punto los más pesimistas son los habitantes de los países desarrollados, justamente aquellos donde se percibe que hay menos corrupción ahora.

Los dominicanos evalúan relativamente positiva la labor del gobierno frente a la corrupción, pues un 44% la considera eficaz, frente a un 45% que piensa lo contrario. Un 12% de los ciudadanos la valoran como neutra. Es interesante notar que a nivel mundial, sólo el 28% de los habitantes considera eficaz la acción de sus gobiernos contra la corrupción, frente a un 54% que dice que es ineficaz.