Ante el pacto del Presidente Fernández y Vargas Maldonado

Ante el pacto dado a conocer el jueves entre el Presidente de la República Leonel Fernández y quien fuera candidato presidencial del Partido Revolucionario Dominicano en las elecciones del 2008, Ingeniero Miguel Vargas Maldonado, Participación Ciudadana desea señalar lo siguiente:

1.Acogemos los aspectos positivos contenidos en el acuerdo presentado al país, especialmente en lo referente a la prohibición de la reelección presidencial consecutiva, la elección de diputados nacionales por acumulación de votos que abriría las puertas a la representación de las minorías y la congelación de la matrícula de la Cámara de Diputados.

2.Resalta, sin embargo, que la prisa con que se pactó impidió que se presentaran los textos a ser sometidos a consideración de la Asamblea Nacional.

3.Deploramos que se haya ratificado la propuesta de reunificar las elecciones presidenciales con las congresionales y municipales en un mismo año, a lo que siempre nos hemos opuesto por considerar que debilita la representación legislativa y fortalece el arrastre y en consecuencia el presidencialismo.

4.Es de mucha preocupación que este acuerdo  se haya hecho al margen de la institucionalidad de los partidos, reforzando la cultura caudillista que tanto daño ha causado al desarrollo institucional y democrático de la nación. Más lamentable por cuanto el doctor Leonel Fernández lo firmó como Presidente de la República, en vez de hacerlo como presidente de su partido, que era lo correspondiente. En cuanto al Ingeniero Miguel Vargas Maldonado, la condición de excandidato presidencial no le confiere ninguna representación institucional.

5.El acuerdo debió abarcar a los demás partidos políticos con representación legislativa, y haberse realizado en el marco mismo de la Asamblea Nacional Revisora a través de los bloques parlamentarios, lo que hubiese salvado la institucionalidad y la majestad de la Presidencia de la República.

6.El acuerdo es muy limitado, fundamentalmente en torno a la distribución del poder, y no aborda aspectos substanciales del proyecto de nueva Constitución  referentes a la institucionalidad democrática, la justicia, y los poderes legislativo y municipal, en los cuales no hay consenso.

7.Finalmente consideramos que todavía hay tiempo para someter el acuerdo a consideración de los órganos decisorios de los partidos políticos, así como para ampliar su contenido.