PREVALECE LA IMPUNIDAD “ANTE OTRO EJEMPLO DE INACCIÓN DEL MINISTERIO PÚBLICO EN LA LUCHA CONTRA LA CORRUPCIÓN”.

Una vez más queda evidenciado el poco interés del Procurador General de la República, como cabeza del Ministerio Público, cuando de actuar contra la corrupción administrativa se trata.

En esta ocasión nos referimos a su indiferencia e inacción en relación a las múltiples irregularidades cometidas por la Oficina de Ingenieros Supervisores de Obras del Estado (OISOE) en la licitación y adjudicación del contrato para la remodelación y equipamiento del hospital Dr. Darío Contreras.

En ese sentido, la Dirección General de Contrataciones Públicas, emitió la Resolución 91/2015, en fecha 2 de octubre de 2015, denunciando las irregularidades detectadas. Dicha Resolución contempla su remisión tanto a la Procuraduría General de la República como a la Dirección General de Ética e Integridad Gubernamental, para los fines correspondientes.

Por esa razón, Participación Ciudadana, mediante comunicación de fecha 22 de enero de 2016, solicitó a la Procuraduría General de La República que informara sobre las actuaciones procesales llevadas a cabo con el objetivo de sancionar las irregularidades documentadas por la Dirección General de Contrataciones Públicas en la citada Resolución 91/2015.

Corresponde denunciar a la opinión pública, que hasta la fecha no se conoce actuación alguna de la Procuraduría General de la República en relación con las irregularidades cometidas en la ejecución de esta obra pública, contratada con el Consorcio Proyecciones Luxor, mediante un procedimiento de urgencia, por un monto de RD$886.5 millones, y que terminó costándole al Estado y los contribuyentes dominicanos un total de RD$1,700 millones. Vale decir, casi el doble del valor originalmente licitado y aprobado.

Consejo Nacional de Participación Ciudadana

8 de abril de 2016