La Democracia Es Participación

Cuando el Presidente Hipólito Mejía dijo el lunes 17 de septiembre que miembros de la sociedad civil cabildearon la inclusión en la Suprema Corte de Justicia de abogados a los cuales estaban ligados profesionalmente, decidimos no darnos por aludidos. Desde el principio entendíamos que el ciudadano Presidente no se refería a las instituciones de la Coalición por una Justicia Independiente.

Pero en vista de que muchas personas están confundidas y nos han cuestionado sobre el particular, creemos prudente formular las siguientes precisiones:

1. El único encuentro sostenido por una comisión de esta Coalición con el ciudadano Presidente, el viernes 7 de septiembre en su despacho del Palacio Nacional, transcurrió en un ambiente de suma cordialidad.

2. Nuestros comisionados pusieron en manos del Presidente una petición escrita que sugería un procedimiento transparente para la elección de los tres nuevos miembros de la Suprema Corte de Justicia, copia de la cual se entregó a los periodistas.

3. En ningún momento durante ese encuentro se trató de candidatos ni candidaturas. Ni siquiera se aludió a la lista de 10 jueces de Cortes de Apelación y de tribunales superiores que esta coalición sometió a consideración del Consejo Nacional de la Magistratura, a través de su secretario, el Magistrado Víctor José Castellanos, optando por el fortalecimiento de la carrera judicial y sin preferencia individual.

4. La propuesta de la Coalición, como las de otras instituciones sociales, se fundamentó en el Artículo 12 de la Ley Orgánica del Consejo Nacional de la Magistratura, No. 169-97, que establece como libre la presentación de candidatos. El artículo 15 también contempla vistas públicas y «todas las circunstancias que considere (el consejo) oportunas para recabar el parecer de instituciones y ciudadanos» sobre la elección de los jueces. En 1997 unas 40 organizaciones sociales presentamos candidaturas a la Suprema Corte y nadie lo consideró intromisión.

5. Reivindicamos el espíritu de la ley antes citada, fundada en la concepción de la democracia como participación de la ciudadanía y su diversidad de instituciones. Esa participación la han promovido los gobiernos y los partidos políticos. También el propio presidente Hipólito Mejía, en la Comisión Especial sobre Reforma Constitucional, en el Consejo Consultivo sobre Políticas Sociales y en el Consejo Asesor en Materia de Lucha Anticorrupción. Además, en los Consejos de Desarrollo y en los ámbitos de la educación, la salud y la seguridad social.

Finalmente, deseamos dejar constancia de que más allá de las diferencias y disensiones entre organizaciones sociales y partidos políticos, reconocemos que estos son fundamentales para el ejercicio democrático y estamos dispuestos a seguir el diálogo para la intercolaboración recíprocamente respetuosa y fructífera. También las organizaciones sociales son básicas en el desarrollo y la institucionalización democrática, que no puede depender exclusivamente de los partidos.