La corrupción judicial es un problema en América Latina, según informe de TI

La corrupción erosiona los sistemas judiciales, negando a los ciudadanos el acceso a la justicia y el derecho humano básico a un juicio imparcial y justo, o a veces, simplemente a tener un juicio, según el Informe Global de la Corrupción 2007: Corrupción en Sistemas Judiciales, cuya edición en español fue lanzada hoy por Transparency International (TI), la organización global de la sociedad civil que lidera la lucha contra la corrupción.

“A fines de garantizar los derechos de todos y no sólo de los privilegiados por dinero o conexiones, la reforma judicial debería ser prioridad para los gobernantes que verdaderamente buscan disminuir la desigualdad y pobreza que azota a casi el 40 por ciento de la población en América Latina”, dijo Silke Pfeiffer, Directora para las Américas de Transparency International.

El Informe pone de manifiesto que la interferencia política sigue siendo un grave problema en la región y que en algunos países el Poder Ejecutivo ejerce poder discrecional sobre el nombramiento o promoción de jueces o que éstos reciben instrucciones para que un juicio se resuelva de determinada manera.

“Debemos contar con un Poder Judicial fuerte, independiente, inamovible, científicamente solvente y con rigurosas normas de calidad internas y externas”, declara el magistrado español Baltasar Garzón Real en su prólogo del Informe. “Son muchos los países en que los jueces son meros apéndices del Poder Ejecutivo”.

El soborno y la influencia política en la judicatura deterioran la cohesión social: tener un sistema para ricos y otro para los pobres divide a las comunidades. “Si el dinero y la influencia son la base de la justicia, los pobres no pueden competir,” añadió Marta Erquicia, responsable del reporte publicado este día.

La edición en español del Informe Global de la Corrupción 2007 incluye análisis comparativos sobre las diferentes manifestaciones de la corrupción judicial; nueve informes de país de Argentina, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, México, Panamá, Paraguay y España; así como una sección que repasa las últimas investigaciones sobre corrupción.

Retos en el Poder Judicial

En el Informe Global de la Corrupción 2007, se reconoce que pese a décadas de reformas para proteger la independencia judicial, la presión para fallar a favor de intereses políticos sigue muy presente. Aunque a escala mundial muchos jueces efectivamente actúan con integridad, los problemas persisten.

Los recursos limitados con los que cuentan algunos poderes judiciales o las presiones y amenazas a las que están sujetos los jueces en casos por ejemplo de narcotráfico, hacen que los jueces sean susceptibles a la corrupción. La interferencia de políticos o empleados civiles también puede servir para instrumentar el desfalco, nepotismo, amiguismo y decisiones políticas ilegítimas.

El Informe Global de la Corrupción 2007 ofrece recomendaciones detalladas para promover la independencia y rendición de cuentas judiciales, alentar la integridad individual, aumentar la aplicación efectiva de la ley y salvaguardar la judicatura contra la influencia política. Las nominaciones y destituciones de jueces y fiscales deben ser transparentes, independientes del poder ejecutivo y legislativo, y basarse en la experiencia y el desempeño. Los periodistas deben contar con la libertad necesaria para monitorear y opinar sobre procedimientos jurídicos y comunicar información fidedigna en materia de leyes, cambios propuestos en la legislación y procedimientos y fallos de la corte al público. El papel supervisor de la sociedad civil es de importancia imperativa.

La red de capítulos de Transparency International en Latinoamérica está laborando arduamente por obtener reformas que garanticen el acceso a la justicia para todos.