Inequidad de género se mantiene en la función pública

Informe explica hombres tienen mayor presencia en puestos mejor remunerados

A pesar de la puesta en vigencia de convenciones internacionales, de la Constitución y de diferentes normativas que deben garantizar la equidad e igualdad de género, en el Estado dominicano se mantiene una cultura administrativa  que discrimina el trabajo de las mujeres y favorece al de los hombres.

Así lo revela el informe “Equidad de Género en la Aplicación de la Ley de Función Pública (41-08)”, presentado este miércoles por Participación Ciudadana y Oxfam, y con el apoyo de la Unión Europea. El estudio explica que, por ejemplo, en los ministerios de Educación, Administración Pública y Salud,  los hombres tienen mayor participación en los puestos mejor remunerados, mientras las mujeres son mayoría en los niveles subordinados y medios, “ocupando cargos técnicos y de dirección media, donde se realizan jornadas intensas para garantizar la calidad de los servicios”.

Además, en el análisis de las informaciones provenientes de las nóminas públicas se identificó la existencia de puestos y labores adscritas o especializadas por sexo, como las tareas de secretarias y recepcionistas, desempeñadas de manera exclusiva por mujeres. En tanto, los puestos de chofer y seguridad son realizados por hombres;  en los cargos relacionados con tecnología de la información la mayor participación laboral es masculina.

“Los bajos salarios que perciben las mujeres en sus puestos de enfermeras, maestras, médicas y empleadas de oficina en la administración pública, y, por otro parte, la alta tasa de mujeres jefas de hogar como únicas proveedoras del ingreso familiar, las obliga a laborar en dos y hasta tres turnos de trabajo, situación que es causante de estrés y de enfermedad”, señala el estudio preparado por la investigadora Elsa Alcántara Zapata.

En el informe,  elaborado en el marco del proyecto Participación de la Sociedad Civil en la Reforma y la Gestión de la Administración Pública también se destaca que, aunque  la profesión médica se feminiza cada vez más, los puestos de dirección en los hospitales son masculinos. “Similar situación se identificó respecto a la enfermería, con un 97% de participación femenina, y los jefes de enfermería también son hombres”.

El documento identifica el bajo presupuesto asignado por el Estado a los temas críticos de género, y en especial a la prevención de la violencia y las diferentes expresiones de acoso y discriminación dentro de la estructura pública. Los recursos del Ministerio de la Mujer, señala el texto, están entre los más bajos del  conjunto de asignaciones ministeriales, y en algunas partidas dependen de la cooperación internacional.

Con respecto a las licencias por asunto de maternidad, también se presentan situaciones irregulares en ese mismo orden, las cuales comprometen a la titular del puesto público a pagar una persona con su propio salario, a fin de poder cuidar al hijo e hija como mandan los especialistas.

El informe de Equidad de Género en la Aplicación de la Ley Función Pública finaliza presentando una serie de recomendaciones a las autoridades. Entre estas, figura la modificación de la Ley 41-08 y la asignación de mayores recursos al presupuesto del Ministerio de la Mujer.

“A pesar de que el Estado dominicano está obligado a implementar políticas de equidad a través de un proceso de transversalización de género en la función pública, a través de la educación y de la sensibilización;  no se traduce  en el presupuesto general de la nación.  El concepto de equidad de género es desconocido  para los servidores públicos y sólo se concentra en la lucha de las mujeres y de organizaciones de la sociedad civil en demandas para que se integre la perspectiva de género en los procesos sociales y políticos”, señaló la directora ejecutiva de Participación Ciudadana.