Euclides Gutiérrez debe rendir cuentas de sus actuaciones.

A pesar de que no hay fondos suficientes para educación pública, el señor Euclides Gutiérrez Félix continúa gastando recursos públicos en espacios pagados, sin terminar de cumplir su responsabilidad de ofrecer explicaciones al país sobre las denuncias presentadas recientemente en el programa El Informe, de la periodista Alicia Ortega.

En la nueva publicación a página entera omite la respuesta que recibió por acto de alguacil  de Participación Ciudadana, notificada también al Departamento de Persecución de la Corrupción Administrativa (DPCA), a la Cámara de Cuentas de la República Dominicana  y a la Contraloría General de la República, en la que se señala que todas las pruebas que permiten probar una serie de irregularidades administrativas, varias de las cuales fueron denunciadas por la periodista Ortega, se encontraban disponibles en el portal de nuestra organización  http://www.pciudadana.org/detalle/informacion/inventario_de_documentos_recurso_de_amparo-35, y se insta a estas entidades públicas a realizar una minuciosa investigación de los hechos denunciados dentro del marco de sus respectivas competencias.

Tampoco responde el señor Gutiérrez Félix el emplazamiento realizado por Participación Ciudadana en el acto de alguacil que le fuera notificado, en el sentido de que es a él a quién le corresponde explicar ante las autoridades y el país la forma en que utiliza las tarjetas de crédito de la entidad que dirige, la forma en que asigna sus vehículos,  por qué se viola la Ley de 340/06 de Compras y Contrataciones de Bienes y Servicios Públicos, por qué en un solo año se dispone de más de treinta y cinco millones de pesos para “Ayudas y Donaciones a personas” y otras irregularidades que podrán ser comprobadas en la página web de Participación Ciudadana.

Participación Ciudadana reitera su compromiso con la transparencia y desea dejar constancia expresa de que no claudicará ante los esfuerzos por amordazarla, por lo que seguirá reclamando a los funcionarios públicos, sin importar su militancia partidista, que rindan cuentas de sus actuaciones ante el único soberano, que es el pueblo dominicano.