En Asamblea se escogieron 8 nuevos miembros al Consejo Nacional de PC

Participación Ciudadana realizó su Décimo Cuarta Asamblea Anual Ordinaria donde se escogieron a  ocho  nuevos miembros al Consejo Nacional de esa institución.

La asamblea se realizó en el Centro de Los Dominicos, ubicado en la calle Padre Billini entre la C/ Hostos y la Duarte (frente al Parque Duarte), Zona Colonial, y abordó la agenda: memoria anual del Consejo Nacional, Presentación y aprobación del Informe Financiero, conocimiento del plan de trabajo para el año 2008, ratificación de la comisión electoral, elección de ocho miembros al Consejo Nacional, y juramentación de los nuevos miembros y lectura de la Resolución Asamblea sobre Perspectiva de la Campaña Electoral.

Fueron elegidos como nuevos miembros del Consejo Nacional de Participación Ciudadana los señores Samir Chami Isa, Somnia Vargas, Roque Napoleón Muñoz, Francisco Checo, Rosalía Sosa Pérez, Francisco Alvarez Valdez, Francisco Cueto Villaman y Norkely del Rosario

Participación Ciudadana fue fundada el 31 de octubre del 1993 por un grupo de ciudadanos y ciudadanas apartidistas preocupados por la falta de institucionalidad que existía en el país.

En nota de prensa distribuida por el Departamento de Comunicación se explica, que otras de las preocupaciones que motivo el nacimiento de este movimiento lo constituyó las crisis electorales repetitivas, corrupción y tráfico de influencias, la escasa participación de la sociedad civil en los procesos políticos electorales y el autoritarismo, entre otras

Precisa que en esa oportunidad, el movimiento cívico se formó en torno a principios básicos tales como la descentralización del Estado, el fortalecimiento del régimen municipal, la autonomía de los poderes públicos, la reforma del Poder Judicial, la creación de mecanismos permanentes de participación, y la realización de reformas sociales, políticas y económicas.

En 1996 Participación Ciudadana formó por primera vez en el país una red ciudadana de observación electoral que realizó una importante contribución a la transparencia del proceso. El movimiento cívico integró en ese entonces alrededor de 10 mil voluntarios y voluntarias, quienes realizaron una observación cualitativa de las votaciones en todo el territorio nacional, aparte de llevar a cabo un conteo paralelo de votos que arrojó una diferencia de apenas el 0.2% con los resultados oficiales, lo cual sirvió para otorgar una mayor transparencia al proceso electoral.