Declaración del Consejo Nacional de Participación Ciudadana en San Pedro de Macorís

El Consejo Nacional de Participación Ciudadana reunido en San Pedro de Macorís, ha declarado en torno a la situación de los emigrantes haitianos lo siguiente:

1.El problema de la inmigración haitiana tiene que ser analizado con ponderación y sin prejuicios, al margen de todos los intereses particulares de grupos o sectores.

2.Somos también un país de emigrantes hacia Estados Unidos, Puerto Rico, Europa  y las Islas del Caribe. En algunas de estas naciones  los dominicanos emigrantes llegan a ser  el 8 y 10 por ciento de la población.

3.Ciertamente que República Dominicana no puede cargar con el peso de la pobreza haitiana, permitiendo el ingreso de todos los que quieran venir. Se impone una real política de migración, y el establecimiento de cuotas para aquellos oficios en que sean imprescindibles.

4.de prestaciones. La ley tiene que sancionar ese tráfico y la violación de las cuotas de trabajadores extranjeros.

5.En tanto  aceptamos y explotamos la mano de obra haitiana, estamos obligados moral y jurídicamente, por la Constitución y las Leyes, y los tratados y compromisos internacionales, a darles un trato  acorde con  el Código Internacional de los Derechos Humanos.

6.Al igual que ocurre con los dominicanos que han emigrado, es normal y ponderable que las iglesias e instituciones sociales especializadas tiendan a solidarizarse con las miserias y precariedades, con el abandono, la discriminación y la soledad, que afecta a los migrantes, de todas las razas y nacionalidades.

7.sin que  se considere eso lesivo a la soberanía ni la dignidad de la nación dominicana.

8.Los cerca de un millón y medio de dominicanos que viven en el exterior, en su mayoría con ingresos ilegales, una buena  proporción aún indocumentadas, nos obligan a la serenidad y hasta la generosidad en el tratamiento de los problemas  migratorios. Sobre todo, porque sobre sus remesas descansa la economía nacional, tanto como del turismo.

9.Condenamos cualquier acto de violencia provenga de donde provenga.

10.Llamamos a la tradicional hospitalidad del pueblo dominicano y a evitar situaciones que puedan afectar la imagen del país en el exterior.