Casas Comunitarias de Justicia resuelven 62 por ciento de los casos sin enviarlos a tribunales

En las Casas Comunitaria de Justicia no existe una representatividad legal si no que la gente puede abordarlo, no importa si tiene conocimientos o no

SANTO DOMINGO, República Dominicana.- Como una forma de facilitar a los más necesitados el acceso a la justicia, fue creado hace 8 años el proyecto de Casas Comunitarias de Justicia (CCJ) por la organización cívica Participación Ciudadana, en la cual de cada 100 casos abordados por sus unidades de mediación, el 62 por ciento llega a acuerdos, evitando así los procesos en la justicia ordinaria, que son de altos costos para los ciudadanos y para el sistema judicial.

Con 5 casas que funcionan en distintas partes de la República Dominicana, las CCJ han recibido 51, 560 casos, de los cuales 27, 986 han arribado a arreglos.

“Lo que provee las CCJ es el uso de los métodos alternos de solución de conflictos para abordar los mismos, para que la gente enfrente sus propios problemas y lleguen a acuerdos mediante nuestras unidades de mediación civil”, manifestó Ruth Henríquez coordinadora técnica del programa, en una entrevista concedida a Acento.com.do.

Las CCJ funcionan como centros de asistencia judicial y tienen por objetivo la solución de casos menos complicados como riñas, manutenciones, deudas de alquileres, entre otros, que se consideran de fácil solución y de posibles acuerdos amigables entre las partes.

“Es una repuesta inmediata para los casos que son simples, pero que si no se abordan a tiempo entonces se complejizan y vienen los asesinatos, las riñas y robos de cierta magnitud en los cuales sí tiene que interferir la justicia formal”, explicó Henríquez.

Dentro del programa los involucrados no requieren de la asistencia de un experto en leyes que plantee una defensa u acusación contra los implicados.

“Algunas personas dicen que somos una casa de ahorro, porque los servicios son gratuitos y porque a la vez cada caso que se resuelve en la casa le ahorra un dinero extenso al Estado”,  puntualizó José Ceballos, coordinador general del programa.

Reveló que el costo de un caso judicial, en una primera instancia, ronda los 26 mil y 28 mil pesos “y si se va a otras etapas de la justicia implica un costo más alto, que es difícil cubrir”.

Explicó que cada casa tiene una cantidad de miembros según las necesidades de la institución, esto con un promedio de 12 o 15 individuos que laboran en un rango de ocho horas diarias.

Además, realzó que los fines de semanas imparten talleres de capacitación ciudadana sobre los Derechos Humanos, Desarrollo y Municipalidad, Masculinidad solidaria, Seguridad ciudadana y otorgan herramientas para la prevención de la violencia familiar y de género.

Mediante los talleres, en los últimos dos años han capacitado a más de 5, 337 ciudadanos, que además participan en jornadas de promoción sobre los servicios del programa Casa Comunitaria de Justicia.

“El promedio de tiempo para solucionar un caso de los que generalmente se presentan es de 2 horas y media, sin incurrir en un tipo de gastos en término de que se le pueda cobrar, y con un nivel muy alto de éxito en la que la gente respeta los acuerdos a que llegamos”, señaló.

Asimismo, cuando se les presentan casos complejos son remitidos a los Ministerios Públicos, que se encargan de abrir una investigación.

“Una de las innovaciones que tiene la casa es precisamente que ha logrado mantener una coordinación interinstitucional con la Suprema Corte de Justicia, el Ministerio Público, instituciones que tienen que ver con asuntos más puntuales como Proconsumidor e INDOTEL, más las organizaciones comunitarias y de la sociedad civil que se integraron para impulsar esta iniciativa”, expresó José Ceballos.

Los centros de atención están ubicados en San Francisco de Macorís, Santiago, La Vega y Santo Domingo Oeste. “En octubre del año 2006, Participación Ciudadana abre su primera casa en el sector de Cienfuegos, en Santiago”.

La primera Casa Comunitaria, en los 8 años de trabajo, atendió 58, 432 usuarios y su éxito trajo consigo la apertura de otro centro en La Joya de la misma provincia en el año 2012, el cual ha atendido en 2 años, más de 9 mil casos.

La provincia Santo Domingo solo cuenta con un Centro de Mediación y Conciliación creado el 7 de diciembre del año 2007 y localizado en Las Caobas, Santo Domingo Oeste.

El único núcleo en la región Sur ha recibido 49, 054 casos en 7 años de servicios. Con 5 años en funciones la CCJ en la provincia La Vega recibió 33, 794 usuarios del servicio de justicia; mientras que el centro de atención a casos judiciales en San Francisco de Macorís fue el último en ser puesto en marcha, el pasado 27 de enero del presente año, atendiendo 377 casos.

“El plan es tener a mediados del próximo año por lo menos 3 casas más. Esto comenzó con un proyecto modelo que para nosotros ya es un programa replicable y precisamente se están haciendo planes para inaugurar nuevas instalaciones en el Distrito, en la provincia Santo Domingo, en la región Este por lo menos en San Pedro y en la región Sur que puede ser Barahona”, refirió Elvis Soto, coordinador de Planificación e implementación del programa.

Soto destacó que las CCJ se encuentran en lugares accesibles para la población de cada comunidad y que en las fiscalías se les facilita la dirección de las casas de mediación a los que acuden a denunciar casos simples.

“La casa ha contado con una red de organizaciones y de promotores tanto en las mismas instituciones públicas, el sector privado y las organizaciones comunitarios que son las que mueven a los que llamamos usuarios o personas necesitadas de orientación legal que estén pasando por algún conflicto, a que se dirijan a la casa o a través de las organizaciones o propias instituciones”, señaló.

Aseveró que en 8 años de existencia han logrado que los tribunales y las fiscalías bajen la atención a este tipo de problemas y puedan concentrarse temas de alta complejidad.

Articulo original de Kharla PimentelAcento.com.do. 6 de agosto de 2014