Avances y Dificultades en el Proceso Electoral

Faltando tres (3) meses para la celebración de las elecciones presidenciales del año 2004, el movimiento cívico Participación Ciudadana constata avances y dificultades en la organización del proceso electoral, en medio de un panorama agravado por las precariedades económicas,  por la crisis de los partidos políticos, la propuesta de ley de lemas y la débil imagen de la Junta Central Electoral (JCE).

La JCE ha avanzado en la organización de los comicios a efectuarse el próximo 16 de mayo del 2004, con medidas como la emisión de la Proclama Electoral, la entrega a los partidos políticos mayoritarios de una versión preliminar del Padrón Electoral, la preparación del voto de los dominicanos en el exterior, la reestructuración y nombramiento de los integrantes de las Juntas Electorales Municipales, la invitación a los observadores internacionales, entre otros.

Sin embargo, todavía quedan algunos asuntos pendientes de solución, que generan una razonable preocupación en los actores del proceso, siendo el más preocupante de todos estos asuntos el relativo al padrón electoral, pues todavía persisten una cantidad significativa de electores sin fotos y o removidos de sus colegios electorales originales.

Esto sucede en un contexto en el que aumentan en la opinión pública los temores de que el proceso político en curso pueda ser ensombrecido. El factor que incide de manera más negativa en el actual proceso electoral, es la crisis que afecta a los partidos políticos, específicamente al Partido Revolucionario Dominicano (PRD) y al Partido Reformista Social Cristiano (PRSC).

En un escenario de conflictividad partidaria como el descrito, la propuesta de ley de lemas se ha constituido en un elemento que intranquiliza el proceso electoral, en la medida que su eventual aprobación implica la transformación de los procedimientos comiciales vigentes, además de las contradicciones que con la Constitución de la República tiene el mencionado proyecto.

Por esa razón, diversas organizaciones sociales, dentro de las que se encuentra Participación Ciudadana, han manifestado su decisión de interponer un recurso de inconstitucionalidad por ante la Suprema Corte de Justicia, en el caso de que sea convertido en ley el proyecto de ley de lemas.

El momento actual requiere de gran responsabilidad por parte de los diferentes actores del proceso democrático nacional. El movimiento cívico Participación Ciudadana exhorta a toda la nación a asumir su compromiso con la celebración de unos comicios transparentes, que expresen fielmente la voluntad ciudadana y que fortalezcan el sistema de partidos y la democracia. En ese sentido, recomendamos acciones concretas a la Junta Central Electoral, a los partidos políticos, a las organizaciones sociales y a la ciudadanía para impulsar juntos el proceso electoral.

A la Junta Central Electoral:

1.Las dificultades que aún presenta el Padrón Electoral hacen necesario que la Junta se aboque a una nueva jornada nacional de verificación que complemente la labor de propaganda que será realizada a través de líneas telefónicas especiales, internet, carteles informativos y otros medios.

2.La Junta Central Electoral tiene que tomar medidas adicionales que refuercen la seguridad del proceso electoral,  dentro de las cuales se destaca la selección y capacitación del personal de los colegios electorales, garantizando una composición equilibrada y la idoneidad de sus integrantes.

3.En ese mismo orden se inscriben las medidas tendentes a garantizar el proceso de votación, escrutinio y transmisión de datos electorales debidamente avaladas por las diferentes fuerzas políticas y la Comisión de Seguimiento del Diálogo Nacional. Muy particularmente nos referimos a la auditoría del padrón electoral y del sistema de transmisión de datos electorales.

4.Es responsabilidad de la propia Junta Central Electoral fortalecer su imagen pública dando señales de imparcialidad en las distintas decisiones que adopte, asumiendo una actitud equilibrada en relación con los conflictos de los cuales está apoderada y  siendo cada vez más abierta al escrutinio de la ciudadanía y de los partidos políticos.

A los Partidos Políticos: 

1.Los partidos políticos deben realizar un esfuerzo supremo por solucionar sus conflictos internos, utilizando las vías previstas en los Estatutos  de cada uno y la Ley Electoral. Es conveniente que tanto el Partido Revolucionario Dominicano como el Partido Reformista Social Cristiano, sigan agotando las vías del diálogo y negociación para solucionar las desavenencias internas que tanto han afectado el panorama político nacional.

2.Es necesario que los partidos políticos y sus legisladores desistan de manera definitiva del conflictivo proyecto de ley de lemas o voto preferencial presidencial. El retiro de este proyecto de la agenda legislativa constituiría un aporte significativo al avance del proceso electoral. Permitiría que las autoridades y técnicos electorales, la sociedad civil y los propios partidos políticos, se dediquen plenamente a trabajar en la solución de los problemas que aún presenta la organización del proceso,  y a reforzar aquellos puntos débiles del sistema de votación y escrutinio que pueden ser objeto de irregularidades.

3.La incapacidad de los partidos políticos dominicanos de dirimir sus conflictos internos replantea la necesidad de regular estas organizaciones, de manera que tengan que ceñir su comportamiento institucional a ciertas reglas sujetas a supervisión oficial. Resulta oportuno reasumir en el mediano plazo la discusión de una ley de partidos y agrupaciones políticas, que se convierta en el estatuto regulador de la actividad política en el país.

4.Es también una responsabilidad de los partidos políticos activar el proceso de auditoria del padrón electoral. Esto implica cotejar a las personas inscritas con aquellos inhabilitados (fallecidos, militares, policías y otros) reportando estos hallazgos a las autoridades electorales competentes. La solución de los problemas del padrón contribuye de manera significativa a la disminución de las posibilidades de fraude electoral.

5.En lo inmediato, los partidos políticos y sus candidatos deben presentar los programas de gobierno que van a ofertar a la ciudadanía, discutiendo estos programas con los representantes de la sociedad y asumiendo compromisos en relación con las agendas sectoriales pendientes.

A la sociedad civil y a la ciudadanía:

1.Llamamos a la ciudadanía a verificar sus datos en el padrón electoral, comprobar la ubicación de su colegio electoral y asegurar que se encuentra perfectamente habilitado para ejercer el sufragio. Esto puede hacerlo a través de los diferentes mecanismos habilitados para ello: Internet, Fonojunta, o directamente con los partidos políticos.

2.Las organizaciones sociales y la ciudadanía deben contribuir de manera directa a la organización del proceso electoral, incorporándose a los colegios electorales que están siendo constituidos por las Juntas Electorales Municipales, y participando como voluntario en las actividades de observación electoral que auspicia un conjunto de organizaciones sociales, dentro de las cuales se encuentra Participación Ciudadana..

El movimiento cívico Participación Ciudadana reitera su compromiso con un proceso electoral diáfano y legítimo, contribuyendo al mismo a través de la observación electoral durante el proceso de preparación de las elecciones, durante la propia jornada de votación y una vez se pase a la entrega de resultados.