Ante La Crisis Que Afecta Al Ayuntamiento Del Distrito Nacional

La Sala Vecinal, sesionando en Participación Ciudadana reflexionó sobre la crisis que afecta  al Ayuntamiento del Distrito Nacional y las consecuencias que de la misma  podrían derivarse en perjuicio de la ciudadanía.

De nuestras reflexiones surgieron las siguientes consideraciones :

1.Actualmente el  Ayuntamiento de la ciudad  de Santo Domingo se encuentra en un estado de crisis que limita sus funciones y servicios.

2.Esta crisis no es nueva y en la actualidad se caracteriza por la división entre la Sala Capitular y el Síndico de la ciudad, provocando la ausencia del  ejecutivo de su despacho institucional, así como el   estancamiento 2.de proyectos de desarrollo comunitario y la infuncionabilidad de los departamentos de Planeamiento Urbano y la Consultoría Jurídica.

3.Percibimos un estado de irrespeto  a las leyes municipales,  así como grados alarmantes de insubordinación administrativa por parte de los empleados del ayuntamiento   a la autoridad del municipio.

4.Parece que la presente crisis surge  más por el accionar de tendencias  políticas  y sus motivaciones podrían estar en grupos e instancias partidarias que inciden  en el ayuntamiento en perjuicio de los munícipes.

5.Esta situación afecta la democracia y la gobernabilidad municipal deteriorando la relación entre los ciudadanos y sus representantes, al tiempo  que la ciudad queda sin control y dirección alguna.

 Ante esta situación resolutamos:

1.Llamar a los munícipes de la ciudad de Santo Domingo a poner atención a la crisis que afecta al ayuntamiento y demandar de ellos el respeto a nuestros derechos.

2.Cumplir con nuestros deberes ciudadanos exigiendo  del Síndico y la Sala de Capitular el cumplimiento a las leyes municipales y el respeto a  la ciudadanía, evitando que los intereses políticos y económicos se coloquen por encima del desarrollo de la ciudad.

3.Impulsar el fortalecimiento institucional del ayuntamiento para que los bienes de la ciudad  beneficien a sus habitantes.

4.Demandar del Síndico el  regreso a su despacho, asumiendo  con firmeza el mandato que recibió de los electores.

5.Reclamar del ayuntamiento en general la protección del ciudadano, del medio ambiente, de las áreas verdes, el respeto a las regulaciones del uso de suelo, así como transparencia en el manejo de los recursos de la ciudad.

 Es tiempo de que se cumpla con la ley 675 y se haga de conocimiento público el programa de desarrollo de la ciudad que tiene en práctica el ayuntamiento, el estado de ejecución del presupuesto de este año, las solicitudes de nuevas urbanizaciones,  edificios de apartamentos, plazas comerciales, estaciones gasolineras y de gas propano, las ventas y permutas de las propiedades de la ciudad, así como de  las resoluciones de la Sala Capitular para determinar la legitimidad de las comisiones de regidores que se designan para controlar las edificaciones urbanas.